Petición al gobierno de Barcelona: -

“Permitir que CatBar traslade su licencia, a otro edificio”.

El bar restaurante vegano más antiguo de Barcelona está siendo desalojado.

El nuevo propietario del edificio no quiere un bar en su edificio.

Las leyes de licencias de Barcelona no permiten el movimiento de licencias de hostelería,
convirtiendo a los titulares de la licencia en rehenes de los propietarios de locales.

El CatBar tendrá un pedazo de papel sin valor,
la licencia “Bar Restaurante C3”,
Le costó al propietario de CatBar los ahorros de su vida / fondo de jubilación de 30 años

Comprar una licencia en una ubicación equivalente costaría otros 30 años de ahorros,
Desafortunadamente, el propietario no dispone de esos ahorros ni de ese tiempo.

El dueño anterior afirmó verbalmente que no habría problemas para extender el contrato, si no había quejas y se pagaba el alquiler.

"SAVE CatBar, permítale traspasar su licencia a otro edificio"